La Princesa de las Brujas: El Misterio de los Cristales por Cristian Marcelo Cerda Faune

La Princesa de las Brujas: El Misterio de los Cristales por Cristian Marcelo Cerda Faune

Titulo del libro: La Princesa de las Brujas: El Misterio de los Cristales

Autor: Cristian Marcelo Cerda Faune

Número de páginas: 138 páginas

Fecha de lanzamiento: April 23, 2018

Obtenga el libro de La Princesa de las Brujas: El Misterio de los Cristales de Cristian Marcelo Cerda Faune en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Cristian Marcelo Cerda Faune con La Princesa de las Brujas: El Misterio de los Cristales

La Princesa de las Brujas
El Misterio de los Cristales

El castillo Wichbran era el hogar del rey del Greterius y su esposa Helah, Vivian junto a sus hijas Garisa y Candida. El rey Greterius un conquistador y un hábil guerrero que en unas de sus invasiones a un reino lejano sustrajo dos cristales mágicos que a primera vista era un valioso botín, y al mismo tiempo un preciado regalo que les obsequió a sus hijas, los cuales les daban poderes, pero al mismo tiempo les entregaba lo que estaba más oculto en sus corazones. A los cinco años le salió una verruga en su nariz. Por más hechizos y magia extraña que realizó su madre para ayudar a su hija, no hizo efecto en la muchacha. La envidia de Garisa en contra de su hermana Candida envenenó su alma, al punto que le quiso hacer daño. El odio que fue acumulando en su alma en contra de su familia se acrecentó al punto de renegar de ella. Desde ese momento juró lealtad a la malvada y cruel bruja Salddora. Al robar los cristales mágicos, el hombre que los custodiaba, le advirtió al rey; ¿Realmente conoce a sus hijas? Así el reino quedaría desolado, y el castillo Wichbran transformado en un espeluznante y terrorífico con telas de araña en los rincones, murciélagos colgados en el techo y calaveras atravesadas por espadas, pero era sólo un hechizo para alejar a los viajeros curiosos o algún intruso. Era una señal para los integrantes de la familia real que su destino no estaba escrito.